Calabozo

El último rincón del podrido mundo

El horrendo lugar del sufrimiento

El espacio siniestro

Y vos ahí ahora siempre nunca

Vos humillada vencida y desprejuiciada

Mostrando tus encías sin dientes como si de verdad sonrieras

Vos en el calabozo de la vida tu vida de la nuestra

Vos por nuestra seguridad y bienestar común, vos ahí yo, acá

Vos ahí entre las ratas las goteras y las humillaciones

Vos me contás y descontás la historia tu historia millones de historias

Las drogas los partos los hijos los hombres

El padre los hermanos los tíos que te abusaron

La calle tu amiga la prostitución tu comercio

Las drogas tu mejor experiencia, tus vacaciones, tu refugio, tu fisura cotidiana

Vos y toda la mierda del mundo de ese lado y yo jugando a entender analizar sin juzgar como buena gente que me creo…

Basura de calabozo el mío, este apesta más que el tuyo, tiene la prepotencia y la soberbia de creer que puedo comprender…

Qué te asusta más…?

Qué de todo eso te asusta más …

La tristeza del olvido o la soledad lúcida?

El cáncer caminando tu resto o el vacío existencial?

La pobreza mísera cruel y vieja que te puede finalmente devorar?

La locura insensata y que te expone a esa mirada de los que se creen cuerdos?

Llegar al final sabiendo que no hubo principio?

Saber exactamente que llegaste pero no poderte despedir?

Cuánta cosa para temer y el reloj, inexorable y sin cuerda…

Luna de papel

Corté una luna o media o cuarta o un trozo y la besé y te dije que era un gajo de Luna para tu bolsillo.

Como éramos jóvenes y felices la olvidamos ahí.

Después la vida, el sendero que se pierde…

Hoy la encontré arrugada, lavada y un poco rota en el fondo de tu bolsillo.

Se vivió la vida en tu pantalón.

Hoy la rescaté y los dos lloramos un poquito.

La planchamos y andamos errando por la casa buscándole un nuevo lugar secreto de gajo de Luna de papel de símbolo…

Vicisitudes de una nieta y su abuela incorregible

Otra vez abuela? Así no puedo eh? Una vez por mes pasa pero ahora es semanal la cosa…en serio, puedo venir todos los días? No! Ya lo sabes…

Lo siento por ti cariño, si vinieras tu vida sería menos aburrida!

Ah ya sé, abuela, pero no puedo… estoy preparando exámenes y tengo muchísimas tareas… tu hija, o sea, mi madre además no anda de humor con lo de la plata y en casa… las cosas viste como son…

Razón de más para venir… si acá pasamos mejor…

Abuela vos no podes tomar, fumar, hacer tanta parranda, terminas enferma, mamá se re enoja y…

Y se jode! Mi hija es una amargada! No le copies chiquita, de algo hay que morir, si me da un patatús que sea por una parranda!

Abuela en serio, hace dos días que estaban todas en tu casa tomando fumando bebiendo… digo, son gente mayor…

Y en qué manual de instrucción dice que eso sólo pueden hacerlo los jóvenes?

No sé abuela pero vos terminaste con ataque al hígado y Teresa con hipertensión, el hijo furioso…

Y nosotras felices

Y qué pasó con los de la última noche? Es cierto? Organizaste un baile?

Hermoso de verdad, siempre tuve ganas de un baile de disfraces pero con tu abuelo vivo… imposible

Pero abuela, hubo denuncias, cuántos eran?

Eh?

Qué cuántos invitados eran que hubo denuncia de ruidos molestos?

Creo que éramos catorce…más o menos

Y bueno abu…. catorce en este edificio, en este departamento pequeño, cómo querías que no se quejaran?

Podrían haberse venido no? En este edificio somos casi todos de 50 a 70 años!!!!

No todos tienen el espíritu de fiesta de mi abuela, ríe la nieta.

Y por eso andan en la vida como viejos amargados…

Abuela en serio, dame una tregua hasta q termine los exámenes, si apruebo todo festejamos acá!

Promesa?

Por supuesto! Pero para un poco me falta un mes!

Prometido! Venga ese abrazo! Y… tenes algo de crédito en el celular? O me podes cargar? Me quedé corta, te repongo la semana próxima que cobro…

Ay abuela… sí te paso crédito! Cuídate con los gastos che…

Bueno… lo intento…

( Risas, abrazos, cómplices y felices se despiden sin tomar roles definidos)

Otra vez, Caperucita?

Que te quieren prohibir otra vez dicen. Qué otra vez tu caperuza roja hay que teñir y la historia retractar. No es tu primera vez de niña mujer prohibida, así hemos vivido siempre de negación a mal en peor.

Yo voy a defenderte porque me gustó la versión de don Perrault, me gustó que te animaras a desobedecer a tu mamá y que te metieras a la cama con un lobo. Tu nunca estuviste convencida de que fuera la abuelita. Abajo de ese pelo y esos colmillos… picarona, sabias que había algo duro y prohibido.

De todas esas historias eres la única devorada, será por eso que te persiguen o porque no lograste pasarte a la realeza? O por qué cuando el lobo te hincó el diente, capaz que gustó y sigue siendo eso lo prohibido?

Eras mi personaje favorito, desobediente, soñadora, romántica y osada, acostada con semejante bestia en el final y con cara de inocente mientras el lobo babea agonizante de amor entre sus dientes ( nunca quise preguntar dónde estaba puesta tu mano bajo las mantas…)

Yo te defiendo y cuento tu historia, porque las niñas deben de aprender a desobedecer y si un día se acuestan con un lobo, con o sin disfraz, que sea bien voraz ese final!

Cadenas de llaves

Insólito es mi historial con las llaves. Un día pude encontrar en el mar la que una ola inquieta me arrebató de mi bolsillo, salvada en el primer día de vacaciones. La historia había comenzada sin embargo, muchísimas lunas atrás.

Mi padre me entretenía horas con la caja fuerte de la compañía donde trabajaba: tranque, destranque, escuche, aprenda a abrir cerrar las puertas, con o sin llaves. A qué niña de seis le enseñaron eso?

Y por no dedicarme a arrebatar cajas de seguridad se dió la historia con las llaves.

He encontrado y perdido toda mi vida, todas las llaves. En todos los lugares inimaginables las he encontrado y vuelto a perder. No se han salvado llaves pequeñas, grandes, nuevas, viejas y hasta modernas electrónicas y magnetizadas. Se me pierden, desaparecen y van a aparecer en otro lugar donde por ejemplo, jamás, juro y re juro, estuve.

He tenido que girar y devolver llaves después de un año a algún hotel, hostal, casita de alquiler. Me han regresado en forma mágica otras llaves que nunca perdí y así sigue la historia. Van y vienen llaves todo el tiempo y sigo perdiendo encontrando.

El tema es si soy yo o son ellas…

En esas noches…

…caminando y canturreando, riendo de alguna bobada, porque también teníamos de esas cosas locas que te hacen reír o la ironía desfachatada de la adolescencia… íbamos con esos pasos ágiles que se tienen sin notar cuando uno es, demasiado joven…

…los perros ladraron cerca y ni siquiera hicimos caso, la noche era fresca, ni tan fría ni tan lúgubre, el tiempo era bueno, veníamos de estudiar para un examen, éramos sanas , estudiantes, qué necesidad de cuidarse o alarmarnos teníamos?

…mi madre no quería, mi familia no quería, las monjas nos decían y mi abuela lo gritaba, no se podía andar en la calle al caer la noche…pero era tan lindo caminar con las amigas recorriendo indolentes las calles que eran nuestras…

…dijeron que rompimos una vidriera, que robamos ropas de hombre y que “por medidas prontas de seguridad ” y en respeto ” al estado de sitio” nos llevaban, éramos menores…

… nunca rompí esa vidriera, ni robé ropa de hombre pero sí me hago cargo: había empezado a manifestar mi rencor al sistema militar que imperaba en Argentina en los años 70. Fui la única que permaneció tres días detenida. No me preguntaron por la vidriera, por la ropa, sólo por nombres de personas… asociaciones, relaciones, actos..

…mi tío debió suponer que era bueno que me retuvieran, mi madre lloró tres días, mi padre ya no estaba vivo y yo quedé a la intemperie en una comisaría… era menor de edad y era inconstitucional pero ahí me quedé y no recuerdo si lloré… de día me interrogaron incansablemente y de noche ahí, en la oscuridad, mirando las ratas enormes y gordas que desfilaban…

…de esas noches nació el rencor y la desobediencia, el miedo y el insomnio, el pánico a las ratas y los uniformes, el odio irracional por la injusticia y esta inquietud porque no vuelva a suceder….

…que no te culpen nunca más por ser joven, por contradecir, por protestar, por querer cambiar, por quejarte, por exigir…